Nuestra historia

 
Esta es la historia de una familia como muchas que con sacrificios y fe en Dios, llegó a formar una empresa de hotelería que se ha mantenido a través de los años con amor al trabajo que fue enseñado en el seno del hogar.

A principios del siglo XX, llegó a esta ciudad el matrimonio formado por don Darío Bonifaz y doña Jacinta Córdova, con su pequeño hijo Guillermo, procedente de Comitán, Chiapas (México), que por acontecimientos ocurridos en el país vecino, emigraron a Guatemala.

El 07 de marzo de 1935, en zona uno de Quetzaltenango, se funda Pensión Bonifaz y abre sus puertas al público con dos habitaciones y con muebles nuestros.

Posteriormente se arrendó el edificio ubicado en la 4.ª calle 10-24 zona 1, propiedad de la municipalidad de Quetzaltenango.

En aquellos días, las habitaciones, bellamente decoradas de acuerdo a la época, contaban con dos camas, una alfombra típica en medio, dos sillas o sillones, una típica mesa de Totonicapán con su tapete, una tinaja con cartuchos para alegrar el ambiente y hacerlo más acogedor. El personal estaba compuesto por una lavandera, una cocinera, una señora que lavaba los platos y un conserje, pues los demás menesteres los realizaba mi papá como recepcionista, en libros registraba los ingresos, egresos, cargos a cuartos, mantenimiento, compras, etc.

A mediados de 1960, el mercado central de Quetzaltenango situado frente al parque Centro América, fue devastado por un voraz incendio, destruyendo estructuras y negocios en su totalidad. La municipalidad, urgida de acomodar a todos los damnificados, necesitaba recursos, entonces puso a la venta el edificio que nosotros rentábamos, es así como se logra contar con un lugar propio.

Con los planos del ingeniero José Luis Buscayrol y el financiamiento del Banco de Occidente se inicia la construcción de un moderno hotel, obra que fue terminada el 01 de septiembre de 1949, contaba con quince habitaciones con baño privado, un patio con muchas flores, un pequeño bar, restaurante para cincuenta y dos sillas, salón para eventos con el nombre “La Fuente” y una fachada imponente hacia el parque Centro América.

Además, en distintas ocasiones desde mediados de los años sesenta hasta 1990, se compraron en total tres casas vecinas sobre la once avenida y callejón de los Montepíos. En estas se construyeron un total de cuarenta y tres nuevas habitaciones, lo que permitió una mejor posición de oferta ante la demanda de turismo internacional que ya se sentía. De esta manera es como en la actualidad la Pensión cuenta con setenta y cinco habitaciones en total.

Esta es una historia que nació en esta linda ciudad de las cumbres, por la iniciativa de don Guillermo Bonifaz Córdova, quien vino de otros mundos a sentar sus reales a la tierra de los poetas y la Luna de Xelajú, de la cual fue un ferviente enamorado; aquí permaneció hasta su muerte en 1978, porque, como lo escribió el periodista Frisly Escobar Gómez a manera de réquiem: “Acariciaste la tierra y la besaste, y desde entonces aprendiste a amarla intensamente”.

Quetzaltenango, julio de 2014.
Pensión Bonifaz - Servicio de hospedaje